lunes, 7 de diciembre de 2009

EL SERVICIO

"Es por medio del servicio que aprendemos a servir. Cuando nos encontramos involucrados en el servicio al prójimo, no sólo le asistimos con nuestros hechos, sino que también ponemos nuestros propios problemas en el marco de una nueva perspectiva. Cuánto más nos preocupamos por los demás, tanto menos tiempo hay para preocuparnos por nosotros mismos. En la misma médula del milagro del servicio, se encuentra la promesa hecha por Jesucristo de que "perdiéndonos" por la dedicación a los demás, sólo lograremos encontrar nuestro propio yo. No sólo que nos encontramos en el hecho de que reconocemos una guía en nuestra vida, sino que cuanto más sirvamos a nuestro prójimo de la manera apropiada, mayor será el provecho y el resultado que logremos para nuestra alma. El servicio al prójimo le da más significado a nuestra personalidad. En realidad, nuestra importancia intrínseca aumenta cuando dedicamos nuestros esfuerzos al bien de nuestros semejantes."


Pte. Spencer W. Kimball, 
Liahona agosto 1975, pág. 2